Llega a las librerias El llibre blanc de Polònia

Día a día, sketch tras sketch, todos los secretos del programa líder de la noche de los jueves en TV3, explicados por sus protagonistas.

A las 10 de la noche del 16 de febrero de 2006, Polònia empezó su andadura en TV3. En el primer sketch, Queco Novell interpretaba al presidente Maragall. Desde entonces, estos 30 minutos de humor se ha reproducido semana a semana, cada jueves por la noche, cuarenta semanas al año, durante quince años convirtiéndose en el programa televisivo más celebrado en Cataluña seguido por centenares de millares de espectadores.

El libro, coeditado por Minoria Absoluta, TV3 y Ara Llibres, explica la historia del programa a través de anécdotas, fotografías inéditas y reflexiones de todos los miembros del equipo que lo hacen posible. Sus páginas explican cómo se hace el Polònia y las diversas etapas que ha vivido, siempre manteniendo los criterios de calidad, de equilibrio y de transgresión.

Entre sus páginas descubrimos desde la gestación y el estreno del primer programa, los titulares más celebrados, el trabajo de los guionistas para hacer gags sobra la actualidad más rabiosa, como se han preparado los ya míticos musicales e incluso los rifirrafes con algunos de los personajes parodiados. Un homenaje al Polònia que es también un reflejo de la historia de los últimos quince años de los catalanes y las catalanas. Se incluyen también textos de algunos de los personajes imitados: Artur Mas, Carme Ruscalleda, David Fernàndez, Carlos Carrizosa, Dolors Sabaté, Laura Borràs, Jordi Cuixart, Empar Moliner, Jordi Basté, Mònica Terribas, Pablo Iglesias, Jordi Évole, José Montilla, Miquel Iceta, Oriol Junqueras y Pere Aragonès.

Quince años dan para mucho. Hemos parodiado seis presidentes de la Generalitat, tres presidentes españoles, dos reyes y centenares de personajes públicos: políticos, artistas, presentadores de televisión, escritores, cocineros, banqueros y últimamente, científicos. A veces, hemos estado injustos, poco sutiles, simplificadores o quizás nos hemos cebado demasiado con alguien. Pero en conjunto, creo que el Polònia ha sido un intento honesto de demostrar a todos los catalanes y catalanas que en este país, como en cualquier otro, no hay nada que no pueda resultar ridículo.

Toni Soler

 

Más noticias

Klimt

Abre sus puertas, KLIMT la nueva experiència de IDEAL (Centro de Artes Digitales)

Leer más Path 3 Copy 4 Created with Sketch.
Leer más

Llega Megaestructuras franquistas a DMAX

Leer más Path 3 Copy 4 Created with Sketch.
Leer más